Mientras que la gran mayoría de los consumidores con hipoteca miran como alivio que este índice de referencia que determina lo que pagan por sus hipotecas sigue en un mínimo histórico del 0,16%, otros ven con desesperación que el suyo aún no ha roto la barrera del 2%, algo que consiguió el Euribor en diciembre de 2011.

El causante es el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH), o media de los préstamos hipotecarios a más de tres años para adquisición de vivienda libre. Este es el único tipo medio que queda, que mide el de todas los préstamos hipotecarios, tras la eliminación de los específicos para Cajas y Bancos. Su comercialización nunca fue comparada con la del Euribor, aunque en algunas entidades fue importante. El resultado, se calcula que un millón de familias tiene hipotecas con este índice, con el que están pagando miles de euros más que con el Euribor.

Claro perjuicio económico

Este tipo de préstamos se comercializó en la mayoría de los casos argumentando que se trataba de un tipo de interés mucho más estable que el Euribor con una volatilidad (cambios) menos bruscos. Es cierto que los cambios son menores y más lentos, pero también que esta lentitud se aplica tanto a subidas como a bajadas y siempre, partiendo de unos tipos superiores al Euribor.

En el siguiente gráfico se pueden ver la evolución de ambos tipos en los últimos 15 años y la diferencia entre ambos. Sólo en dos momentos de tipos al alza (primavera del año 2000 y del año 2008) la diferencia ha estado claramente por debajo del 1%, pero muy pocos meses. El mínimo estuvo en un 0,43% en junio del 2008, pero siempre a favor del Euribor. Pero cuando a los pocos meses el Euribor se derrumbó, la bajada del IRPH fue lenta y llevó a que a final de año pagarán más de un 2% más. Lo mismo ha ocurrido con el descenso dese el 2012 que ha llevado a que el Euribor rompiera con fuerza el 1%. En ese momento, la diferencia entre ambos casi llegó al 3% y así por ejemplo, en el mes de junio la diferencia entre ambos sigue siendo de 2 puntos, un 0,16% para el Euribor y un 2,16% para el IRPH.

Esta es la realidad, ahora hay que probar, en caso de demanda judicial, que a la hora de comercializar el producto se sabía que era beneficioso para los bancos y siempre perjudicial para el cliente, algo siempre mucho más complicado que otras reclamaciones judiciales como la cláusula suelo. Esto no significa que sea imposible ganar una demanda judicial que obligue al cambio de índice de referencia y más aun en la devolución de las cantidades cobradas comparándolas con una hipoteca con Euribor pero sí más incierto y complicado y en la mayoría de los casos asumiendo el coste de este procedimiento incierto.

Diferencia con el Euribor

Las diferencias desde luego si hacen recomendable el cambio. Se ve fácilmente en un ejemplo práctico, en una hipoteca de 150.000 euros con 25 años de plazo a Euribor + 0,50%, frente a otra con las mismas características menos el tipo de interés, que es IRPH + 0,50%. Mientras que la primera, con los tipos de referencia del mes de junio, la cuota será de 547,23 euros, con el IRPH, lo es de 685,08 euros. En total 137,85 euros al mes, más de 1.650 euros al año, una diferencia más que sustancial por la que luchar.

 

Fuente original: Sección Finanzas Personales | Cinco Días http://ift.tt/1MHxoCh
via IFTTT

RECLAMA TU CLAÚSULA SUELO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: